24 nov. 2014

Reseña: "The Goldfinch" de Donna Tartt


Si pienso en mis lecturas de este verano, el primer libro que me viene en mente es The Goldfinch de Donna Tartt (El jilguero en castellano). Le dediqué unas dos semanas de julio... un cuarto de mis vacaciones. Llevaba mucho tiempo queriendo leerlo, me lo había comprado hacía un mes y no pude contenterme a pesar de tener otros libros pendientes: en cuanto tuve ocasión me sumergí en sus páginas. Me encantó la historia, los personajes, el estilo de la escritora y en mi delirio le di una puntuación de 5/5 en Good Reads... al mes la cambié a 4/5. Muestra de que los libros, si reposados, se llevan puntuación correcta.
Si aquella mañana no hubiera llovido, si Theodore y su madre hubieran llevado un buen paraguas, si, si, si... quizá no hubieran buscado refugio de una tormenta en el museo Metropolitan de Nueva York. Allí estaban, contemplando una exposición de maestros de la época dorada del arte holandés, cuando de pronto estalló una bomba y Theodore se encontró de repente solo y rodeado de un montón de escombros. Buscando la salida, el chico, que acaba de cumplir trece años, se topa con un visitante que estaba minutos antes contemplando la misma exposición acompañado de una chiquilla hermosa. El hombre muere delante de los ojos de Theodore, pero antes le entrega un anillo, pidiendo que lo devuelva a un tal Hobie, dueño de una tienda de antigüedades. Theo abandona el museo, llevando consigo el anillo y algo más...
Y esta es la premisa con la que empieza el libro, aunque luego se extienda en el tiempo hasta que Theo alcanza la edad adulta. Y es que en las más de 800 páginas de mi edición, da para eso y mucho más. Empecé la novela pensando que me iba a encontrar con una lectura complicada, lenta, densa... cuál fue mi sorpresa al verme enganchada entre las palabras de una historia con un ritmo vertiginoso. Si hay una cosa que Donna Tartt ha sabido hacer bien con El jilguero es la forma de organizar la acción. Recuerdo estar leyendo y tener que dejar el libro a un lado porque no podía soportar tanta emoción y un nuevo giro en la trama. Y es que cuando todo parecía ir por un camino relativamente predecible, la autora rompía todos mis esquemas y hacía que Theo tomara un rumbo completamente distinto al que yo podría haber imaginado. Sin embargo, he de reconocer que en las partes donde alguno de los personajes divagaba sobre la restauración y los distintos métodos de restaurar un mueble me aburría un poco y se me hicieron pesados, pero qué se puede esperar de una novela tan larga... algunas páginas siempre le tienen que sobrar (soy de la opinión de que si un libro tiene más de 300 páginas es que tiene ciertos pasajes prescindibles, pero eso ya es otra historia).

En cuanto a los personajes, comprendo que no sean para todos los gustos. Meses antes de comprar el libro leí alguna reseña en la que se comentaba lo insoportable que eran algunos personajes... y veo por dónde van los tiros. Los personajes creados por Donna Tartt no son fáciles de digerir, sus excesos y abusos hacen que quieras tirarte de los pelos más de una vez y a menudo su forma de actuar va en contra de cualquier lógica. Y sin embargo... a mí fueron esas cosas las que me hicieron creerme a los personajes. Theo, el protagonista, me pareció muy real. Una persona rota por el dolor que arrasta esa sensación de entumecimiento y de no poder sentir nada que intenta prolongar a través de una vida llena de adicciones. Sinceramente, conforme más leía y Theo cumplía años, más me dolían sus decisiones, pero las entendía porque aquel dolor provocado por la muerte de su madre y los acontecimientos posteriores eran una razón más que suficiente. Porque perder el eje central de tu vida siendo adolescente por algo tan injusto como un atentado es normal que deje a esa persona con cicatrices de por vida que muy dificilmente va a poder superar. Puede que otros personajes como Boris, el gran amigo de Theo o Pippa su gran amor no sean tan creíbles, pero consiguieron despertar cierta simpatía en mí igualmente. Boris era el contrapunto a la seriedad de Theo, tenía un carácter irreverente que me gustó mucho, me resultó muy divertido a pesar de la oscuridad que lo envolvía. Y Pippa me parecía muy acertada, muy coherente. Su historia de Theo era algo verdadero, algo que podría pasar en la vida real. Pero, y lo repito de nuevo, el gran personaje en The Goldfinch es Theo, es la esencia del libro y solo por él merece la pena leer el libro.

Y por si esto no fuera suficiente, Donna Tartt escribe de maravilla. Su estilo es sencillo pero bonito a la vez. A veces me fascinaba la forma en la que tenía de tejer la historia. Si tenéis la oportunidad de leerla en inglés comprobaréis que no es una escritora cualquiera, su uso del lenguaje, sus bromas, sus descripciones en boca de Theo... todo hacía que me gustara el libro más y más. Ha tardado 10 años en escribir esta novela, pero bienvenidos sean esos 10 años si le han servido para crear una historia tan bien tejida con un movimiento constante que a la vez se intercala con retazos de novela psicológica. Un libro que se merece el Pulitzer pero que sin embargo no es tan perfecto como para considerarlo (como he llegado a ver) el primer clásico del siglo XXI. Donna Tartt sabe contar una historia maravillosamente, sí, pero con un libro tan gordo, como ya he dicho antes, siempre hay páginas que sobran. Mentiría si dijera que The Goldfinch no se me hizo pesado en ocasiones, sobre todo cuando se hablaba de la restauración de muebles y de los procedimientos a seguir. También me dio la impresión de que algunas partes se extendían más de lo necesario, la trama se prolongaba innecesariamente en ocasiones. La razón por la que seguía leyendo era porque el personaje de Theo me gustaba mucho y quería saber más, pero soy consciente de que para alguien a quien no le gusta demasiado el protagonista, esto puede ser la gota que colma el vaso.

En definitiva, The Goldfinch (o El jilguero) me ha gustado muchísimo, pero no quiero hacer pensar que es una obra redonda o un nuevo clásico (lo de clásico se verá dentro de años de todos modos). Tiene sus defectos y peca, en ocasiones, de lenta y larga de más. Eso sí, dejando esto a un lado, la trama en general, los personajes y la pluma de Donna Tartt hacen que se trate de un libro que os animo a leer si estáis con la duda. Puede que parezca una tarea hercúlea por su grosor, pero una vez que lo empecéis os pasará como con las pipas: hasta que no lleguéis al final no podréis parar (salvo cuando se extiende de más, que no viene mal tomarse un pequeño descanso).


19 comentarios:

  1. Lo quiero leer porque leo cositas muy buenas de el, pero tengo un Pero.El precio.En la revista de circulo de lectores esta como novedad pero cuesta mucho, y por un precio así de grande no me apetece arriesgarme así con este libro, ademas que yo de esta autora no he leído nada, y no se si me va a gustar su estilo.Asi que lo conseguire de otro forma, me esperare a que este en la biblio o que me lo prestan, ya vere, pero comprármelo dudo mucho.Aun asi espero que me gusto mucho.
    A mi lo de poner cinco estrellas después de terminar un libro me pasa mucho, pero después pasa un tiempo y dices ala no se me merece tanto, esta muy bien, pero tampoco es para ponerle 5 estrellas.Eso me pasa muchas veces, por eso ahora me tomo algún tiempo antes de puntuar en Goodreads.Porque soy de poner muy muy pocos cinco, pero cuando se lo merece se lo pongo, como el ultimo que fue La carretera, que MARAVILLA POR DIOS, se te queda en el alma y es cuando sabes que se merece las cinco estrellitas.

    También lo de "El primer clasico de este siglo" pfff cosa que me parece exageradisima, ya el tiempo decidirá si lo es o no, no esa persona que la haya dicho.

    un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí me salió más barato porque lo compré en inglés y la versión de tapas blandas pequeña bla bla bla. Pero sí, es caro de narices. Espera a que esté en la biblioteca o te lo dejen y ya está (:
      ¡La carretera! Años pensando en leerlo y nunca me decidio. A ver si cuando baje el número de libros pendientes lo compro!

      Eliminar
  2. En la biblioteca tiene una lista de espera de meses!!!! creo que no podré leermelo hasta dentro de mil años

    ResponderEliminar
  3. Lo tengo en inglés y en formato ebook- me niego a leer libros tan grandes en papel. Hay que salvar los bosques, jeje. Estoy esperando un momento más tranquilo para ponerme con él. Gran reseña! Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias! A ver qué te parece cuando lo leas :D

      Eliminar
  4. Lo primero, me encanta la foto :) Tengo el libro por aquí pendiente y cuánto más leo del él, más altas las expectativas, espero hacerle un buen hueco en Navidad, que me va a hacer falta calma para cogerlo. Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias! ¡Ya contarás qué te parece! :D

      Eliminar
  5. ¡Hola!
    Tengo muchas ganas a la autora, aunque aunque antes me gustaría leer El secreto. Esperaré a que esté libre en la biblioteca porque el precio que tienen ambos me parece bastante elevado.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que los precios a veces son excesivos... ):

      Eliminar
  6. El problema del libro que yo le veo es el costo y que aqui debe valer mucho mas, pero de resto si quiero leerlo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Puedes siempre optar por la versión de ebook o la biblioteca!

      Eliminar
  7. Si esta disponible en la biblioteca seguro que lo leere ^^ Tiene muy buena pinta. :)

    Un beso!

    ResponderEliminar
  8. Lo tengo pendiente y con ganas de leerlo. Tengo mucha curiosidad por él, aunque toda esa publicidad que se le ha dado diciendo que es el primer clásico del siglo XXI puede jugar en su contra.
    Es tan tocho que creo que me lo reservaré para cuando tenga más tiempo libre.

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La publicidad exagera, la verdad, pero es un buen libro (:

      Eliminar
  9. Yo le tengo muchas ganas, pero en la librería está carisisisisisísimo (algo de 35 euros) y me parece un precio excesivo, por muy bueno que sea el libro. Y eso sí, sus más de 1000 páginas en la edición de Lumen son tremendamente intimidantes, para qué mentir jaja. ¡Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡35 euros! ¡Eso es carísimo! Yo es que evité la edición de Lumen por el precio porque me imaginaba que iba a ser caro, pero no creía que lo fuera tanto!

      Eliminar
  10. Si lo compro con el titulo en ingles va a estar en castellano? Lo mismo con el de Let It Snow de Jhon Green

    ResponderEliminar