14 nov. 2014

Reseña: "Un mundo feliz" de Aldous Huxley


Llevo varios meses queriendo escribir esta reseña y, por una razón u otra, siempre la he ido posponiendo hasta que me he decidido. Hacía años que quería leer este libro porque es una distopía clásica que hay que leer y porque me llamaba mucho la atención la trama. En julio llegó el momento de vernos las caras y la verdad es que me gustó, aunque no tanto como yo pensaba que me iba a gustar.

Un mundo feliz nos sitúa en una sociedad del futuro donde el descontento ha sido erradicado: todas las personas son felices y, cuando comienzan a sentirse un poco tristes, consumen una droga creada exclusivamente para que regresen a su estado de felicidad. Los niños son creados en laboratorios en cadenas de montaje y la población se agrupa en una serie de estratos, dependiendo de su nivel intelectual. Así, les será asignado un trabajo u otro. Todo esto se logra eliminando ciertos aspectos primordiales de la vida de una persona como la familia, la diversidad cultura, las artes y demás. Un futuro ideal que, si se reflexiona sobra él, no lo es tanto. Bernard Marx, sin embargo, no parece tan convencido de la sociedad en la que vive y desea viajar a una reserva donde se encuentran aquellos que no forman parte de la "civilización". Allí conoce al Salvaje, que supone el contrapunto entre dos formas de vida completamente distintas.

Quería leer el libro sobre todo porque me llamaba mucho la atención la historia que contaba. Sentía curiosidad por esa ironía de que, aun siendo siempre felices, siguen teniendo una existencia triste. Ya me había imaginado cómo sería la novela y todo y luego resultó que no se parecía en nada a mis expectativas... lo cual no fue ni bueno ni malo, simplemente distinto. Me dio la impresión de que la novela tardaba en "despegar". El principio se me hizo relativamente lento en comparación con cómo de rápido transcurren los hechos de la segunda mitad del libro. Me desconcertó un poco esta falta de simetría, sinceramente, y creo que por eso no disfruté de Un mundo feliz tanto como yo esperaba. Sin embargo, he de decir que la idea que hay tras esta novela es interesantísima y se asemeja a un posible futuro de nuestra sociedad más de lo que me gustaría. Y es que la sociedad fordiana (así se llama en el libro) ha omitido todo tipo de influencias que puedan causar algun conflicto, incluidos la literatura, el arte, la diversidad cultural, la religión o la filosofía. Así, todos son felices y si no, pueden recurrir a la droga que les da el propio gobierno. Pero en resumen, la trama me dio la impresión de que podría haber dado mucho más de sí, quizá con unas páginas más. Me supo a poco (lo mismo me pasó con Fahrenheit 451 de Ray Bradbury)

Creo que en relación a los personajes lo que más me llamó la atención fue su dependecia de la droga. Era casi como el agua para ellos. ¿Me siento algo decaído esta mañana? Droga. ¿Estoy pensando demasiado sobre temas controvertidos? Droga. ¿Quiero pasármelo bien? Droga. Y así sucesivamente. Lo más sorprendente era que lo trataban como algo natural, como lo más normal del mundo... y supongo que era porque en su mundo el que se negaba a ponerse hasta las cejas era el bicho raro. Sin embargo, me gustaría centrarme en dos personajes: Bernard Marx y el Salvaje. El primero es nativo de la sociedad fordiana, pero no termina de encajar en ella. Es el personaje que da pie a todo lo que ocurre a continuación, pero con una diferencia a los típicos personajes inconformistas con su mundo: en el fondo lo que él desea es ascender en la escala social y sus intenciones no son nada nobles. Me gustó bastante este detalle de su personalidad, porque lo hace muy real para el lector. El Salvaje, por otro lado, me pareció que era un personaje algo desperdiciado. De nuevo, lo precipitado del final hizo que, para mí, se quedaran muchos flecos colgando con respecto a él. Me habría gustado que se desarrollara un poco más su perspectiva, le habría dado muchísima fuerza al personaje y a la trama en general y el final no habría sido tan abrupto.

En definitiva, me ha gustado Un mundo feliz, pero creo que Aldous Huxley podría haber desarrollado un poco más la trama para que no fuera tan lenta al principio y tan precipitada al final. Sé que soy un poco tiquismiquis en ese aspecto, pero es una de mis manias cuando leo. De todos modos, la idea que se esconde detrás del libro (y que viene a ser una de las partes más importantes) me pareció muy acertada y necesaria para reflexionar sobre el mundo donde vivimos y cómo va a evolucionar este. Os la recomiendo sí o sí.


16 comentarios:

  1. De las tres grandes distopías clásicas, ésta es la que menos me gustó. "Fahrenheit 451" es la segunda en mi orden de preferencia y "1984" definitivamente se lleva el primer premio. Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo creo que pondría esta por delante de "Fahrenheit 451", pero sí, 1984 la primera :D

      Eliminar
  2. He leido las tres distopias clasicas, y lo cierto es que para mi fue esta la mejor de las tres al contrario de que muchos siempre elegirian 1984.Entiendo las razones que dices por las cuales no te impresiono tanto como pensaste, tal vez deberia leerlo ahora y ver que tal.Yo lei este libro cuando tenia 15 años y claro a esa edad lo mas profundo que leia por decirlo de alguna manera era Crepusculo, y claro leo este libro y es normal que me parezca brillante, no se que tal lo veria ahora, porque yo de el solo puedo decir cosas muy muy buenas, es aun asi uno de mis favoritos, pero si que quiero hacer una relectura porque mis lecturas desde los 15 hasta hoy han cambiado muchisimo.

    un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo es que leí 1984 a los 16, creo que ahí esta la clave de cuál nos gusta más, jajaja!

      Eliminar
  3. Fue una de las primeras distopías que me leí. Lo tenía mi padre en su despacho y un día aburrida lo empecé y me gustó muchisimo. Creía que le ibas a dar más puntuación. En su día lo vi muy original.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, un 3 para mí es buena puntuación, es como decir que me ha gustado pero no me ha fascinado ni se ha convertido en un favorito. El número es que engaña :P

      Eliminar
  4. lo más inquietante son las semejanzas que hay con la sociedad actual...yo conozco personas que así se meten los antidepresivos...como si fuera agua. Y todo quieren solucionarlo con píldoras (¿el niño es inquieto? ¡ritalin!).
    un beso,
    Ale.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que sí que es inquietante eso.

      Eliminar
  5. Este libro me llama mucho la atención, justo hoy estuve por comprarlo pero me fijé en la letra y era demasiado pequeña, mi miopía y astigmatismo no pueden darse ese lujo. Me ha encantado tu reseña (como siempre) y me parecieron muy interesantes los puntos que comentas, sobretodo el desbalance que encontraste entre la primera y la segunda mitad del libro. ¡Habrá que leerlo! Por otro lado, ¿adivina que estoy leyendo? Lolita, luz de mi vida, fuego de mis entrañas. ¡Ese hombre es un genio! Su escritura es tan delicada, tan hermosa, provoca tantos sentimientos en mí y aaaaah estoy enamorada. ¡Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Qué bien que estuvieras leyendo "Lolita"! Tengo que ver en tu blog si has hecho ya reseña :D

      Eliminar
  6. Te he nominado a un premio de contestar a las preguntas, jaja - a todos nos toca la suerte en algún momento. Están en mi blog.
    Besos

    ResponderEliminar
  7. Un mundo feliz es uno de mis libros favoritos y probablemente uno de los que más he releído. El condicionamiento, el soma, la idea de que la felicidad se puede conseguir consumiendo... en realidad todo es más real de lo que parece y nos vamos acercando poco a poco. Desde el título que me lleva a La tempestad de Shakespeare, hasta los personajes (a mí me fascina Lenina Crowne) y el descubrimiento de Los feelies (un grupo de música que me encanta y que descubrí gracias al libro). Todo me gusta y creo que no tiene desperdicio.

    Besos :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me dejé fuera a Lenina por cuestiones de espacio, la verdad, porque no quiero que las reseñas sean excesivamente largas, pero es un personaje muy a tener en cuenta, sí.

      Un saludo!

      Eliminar