8 abr. 2014

Reseña: Hard Times, Charles Dickens


Título: Hard Times (Tiempos Difíciles)

Autor: Charles Dickens
Editorial: Penguin

En Coketown, trasunto de cualquier ciudad industrial de la Inglaterra victoriana, el rígido y práctico director de escuela Thomas Gradgrind y su socio, el presuntuoso y mezquino empresario Josiah Bounderby, imponen su ley y su estrecha y árida visión de la vida a alumnos y obreros, cada uno en su ámbito. A través de la entretenida trama de Tiempos difíciles, que entremezcla las vidas y peripecias, ilusiones y desdichas de estos y otros personajes, como los hijos de Gradgrind, Tom y Louisa, y su compañera Sissy Jupe, o el obrero Stephen Blackpool, Dickens expresa que no hay acción sin consecuencia, pero que la esperanza siempre es posible.
En noviembre hice un Nuevo en la estantería en el que os enseñé este libro. Comenté que tenía que leerlo para el segundo cuatrimestre de la universidad y que me había salido muy barato de precio. Me puse al mes siguiente con él y, aunque es la obra más corta de Charles Dickens, tardé casi dos meses en leerlo. Fue un cúmulo de razones: los exámenes, pocas ganas de leer y el lenguaje del libro en inglés. ¡Pero al final conseguí terminarlo! (Como si tuviera otra opción).

En Tiempos Difíciles viajamos a una ciudad industrial imaginaria en la que los que están al mando solo se preocupan por que todo pueda ser demostrado por hechos. Nada de imaginación y demás pájaros en la cabeza. Precisión y realismo, eso es todo. A partir de ahí, vamos siguiendo a varios personajes que, aunque parece que no tienen mucho que ver, al final terminan cruzándose y teniendo relación los unos con los otros. Con cada capítulo, Dickens nos acerca a la vida en el siglo XIX, cuando la industralización se encontraba en auge y las personas parecían haber perdido en parte su humanidad.

Creo que pocas veces me he topado con una novela que tenga tantos personajes (bueno, Juego de Tronos
se lleva la palma, pero ya me entendéis). Para mí eso suele ser una pega más que algo bueno. ¿Por qué? Porque pierdo el hilo fácilmente o me desespero esperando a que llegue el capítulo del personaje que me gusta. Esa fue la principal razón por la que tardé tanto en leer Tiempos difíciles, no llegaba a coger un buen ritmo y a menudo no sabía muy bien de qué iba la historia. He encontrado que en ocasiones Dickens era un poco dado a escribir pasajes no tan relevantes y un tanto prescindibles. A menudo tenía la impresión de que, si no fuera porque tenía que leerlo para clase, habría dejado el libro a medias y nunca habría mirado atrás. Y es una pena, porque tenía bastantes expectativas en el autor y me apetecía mucho leerlo por fin. Pero he quedado con un sabor algo amargo en la boca y eso no me gusta.

En cuanto a la forma de escribir, no seré yo quien niegue lo bien que lo hace Dickens, aunque, volviendo a lo mismo, a veces se extendía más de lo necesario. Y, por otro lado, no sé si ha sido impresión mía pero ¿no tiene el escritor una visión algo maniquea de la realidad? Por lo general, había personajes muy buenos y personajes muy malos, sin matices. Los únicos que parecen tener algo más de profundidad son Louisa y su padre y, aún así, no son "buenos" hasta que no empiezan a pensar como aquellos personajes moralmente superiores. No sé, nunca me ha atraido que en las historias exista una dicotomía tan flagrante entre buenos y malos. No quiero decir que no me hayan gustado las personas creadas por Dickens, de hecho Sissy me parece adorable, Stephen llegó a conmoverme y padecí bastante con Louisa.

En cuanto al nivel del inglés, he de reconocer que, en este caso, el idioma se me hizo cuesta arriba, sobre todo al principio y cuando hablaba Stephen. Tuve que hacerme con una traducción al castellano para poder avanzar más rápido porque cada vez que algún personaje de la clase obrera hablaba, me era imposible seguir el diálogo. Es gracioso porque, si bien Dickens dejó clara la cultura de Stephen o Rachael por su hablar más incorrecto y su acento, en español este detalle desaparece, y ambos hablan como dos señores de la clase más alta de la sociedad. Una pena, sinceramente, porque pierden parte de la esencia con la que fueron creados. Pero las explicaciones y las descripciones están hechas con una precisión y minuciosidad absolutas y te transportan a Coketown de inmediato, lo cual siempre es muestra de que el autor tiene algo de idea.

En definitiva, me he quedado con la impresión de que, a partir de Hard Times (o Tiempos difíciles, no sé que nombre usar ya) todo va a ir si no mejor, igual, o eso espero. La última parte del libro es la que más me gustó, sin duda alguna y la que más me emocionó. La moraleja de la historia es bastante importante: eliminar la imaginación y los sentimientos de nuestras vidas es un gran error que solo nos hará miserables. Ahora que me he quitado el libro más corto, me quedan los gordos de verdad de este autor, pero no me quejo. Me han dado más ganas de leer otra obra de Dickens dentro de unos meses, quizá en verano... a ver si va mejor que esta.
(En realidad un 3'5)


6 comentarios:

  1. Vaya, yo esta no la he leído así que no puedo opinar mucho, pero me imagino que el idioma ha hecho lo suyo. A mi me ha pasado con novelas de bastante menos envergadura, que no he podido disfrutarlas por culpa del inglés.
    Lo que dices de los personajes sí. Hazte a la idea de que la mayoría de los personajes de Dickens no tienen medias tintas, son o buenos o malos… al principio choca pero luego te haces a ello y tiene su encanto.
    Yo te recomiendo que le des una oportunidad a David Copperfield, es una obra divertidísima y entrañable… eso sí, en español, eh? XD

    Un bsote!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buff, y yo que no puedo con personajes tan planos... no sé qué voy a hacer!
      A partir de ahora y hasta la tumba, Dickens en español xDDD
      El próximo que leeré de él supongo que será "Grandes esperanzas", que ya lo tengo... aunque tendré en cuenta "David Copperfield".

      Un beso!

      Eliminar
  2. ¡Hola! Jo, pues muchas de las cosas que cuentas me resultan familiares, porque sentí cosas muy parecidas cuando la leí yo. También la tuve que leer en la universidad, y también se me hizo un poquitín cuesta arriba: creo que empecé unas dos o tres veces hasta que conseguí acabarlo, y eso que trata un tema que me interesa mucho. Es cierto lo de los pasajes prescindibles, creo que si tuviera que sacarle un pero a Dickens, sería ése.

    Y entre Grandes esperanzas y David Copperfield, no sé qué recomendarte... El primero tiene una calidad literaria superior, pero el segundo lo disfruté más (tiene ese punto del Dickens más entrañable...

    PD: Y yo te animo a que le sigas dando una oportunidad en inglés: es un autor que tiene mucho encanto en el original, en cuanto te acostumbras a su estilo :-D.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El próximo de él que leeré será "Grandes esperanzas", sin duda, porque ya lo tengo comprado desde hace tiempo.

      No sé si me animaré de nuevo con él en inglés, a lo mejor un día lejano xDD

      Eliminar
  3. Antes que nada, ¡me encanta tu edición! Todos los de esa colección de Penguin, en realidad, pero a mi país no llegan :( Al autor no le tengo ganas, sé que terminaré leyéndolo quiera o no pero prolongaré muucho ese momento jaja. A mi tampoco me convence que los personajes sean o blancos o negros, con lo que me gustan a mi los grises... ¡Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo lo pedí por Bookdepository! Que además tiene el envío gratis a todo el mundo (;
      Es que los grises son mucho más interesantes!

      Eliminar