8 dic. 2013

"La caja negra", de Amoz Oz

Ya hablé un poco de este libro en el último Nuevo En La Estantería. Os dije que lo había comprado mi padre porque, tanto él como yo, teniamos muchas ganas de leerlo. Nunca antes habiamos oído hablar del autor, pero nos lo recomendaron y tuvimos que caer en la tentación (bueno, él cayó, yo me aprovecho de su compra). Y oye, ¡qué buena elección!

La historia está constituida por cartas y documentos que unos personajes se envían a los otros. Todo comienza cuando Ilana le manda una carta desde Israel, donde vive, a su ex-marido, Alex Gideon, que se encuentra a caballo entre Estados Unidos y Reino Unido. Ella se casó de nuevo hace años y tuvo una hija con su segundo marido, él es un personaje de renombre en el mundo universitario por sus trabajos sobre el fanatismo religioso. Pero Ilana no escribe a Alex para ver cómo se encuentra, de hecho, hace siete años que no se hablan. El divorcio fue un desastre y el matrimonio quedó roto por las continuas infidelidades de Ilana. Evidentemente, ninguno quiere saber nada del otro, pero no hay otro remedio. Boaz, el hijo que ambos tienen en común no deja de meterse en problemas, uno más grande que el siguiente, e Ilana no sabe qué hacer. Por ello, le pide dinero a Alex, para poder ayudar a Boaz y pagar las escuelas a las que tiene que ir. Sorprendentemente, Alex acepta y así comienza un entramado de cartas enviadas por el propio Alex, Ilana, el abogado de Alex, el marido de Ilana, investigadores contratados por Alex y hasta el propio Boaz. Cada documento servirá para analizar qué fue mal entre los dos protagonistas y para descubrir lo mucho que siguen pensando el uno en el otro.


Una de las cosas que más me ha gustado del libro es que cada uno de los personajes tiene su propio peso en la trama y todos aportan algo. Ilana es la que da pie a toda la historia y, aunque al principio me pareció algo exasperante y que solo quería llamar la atención, lo cierto es que, conforme avanza la trama, se ve que tiene razón para ser así. Sin duda el autor buscaba que se la juzgara de una forma al principio para luego ir comprendiéndola mejor. Y lo mismo ocurre con Alex. En las primeras cartas me preguntaba qué pasaba por su cabeza para seguirle la corriente a Ilana, sobre todo después de siete años de silencio. Pero después, ¡BAM! Ahí tienes hechos que te hacen comprender sus acciones y no verlo como el santo que parecía al principio. Además de ellos dos están Michel (el marido de Ilana) que, aunque es algo secundario, es importante también para la historia; Boaz, que está en medio de todo y que es decisivo para la conclusión del libro; el abogado de Alex, que permite entender lo que ocurre con mayor facilidad... En definitiva, Amos Oz juega con varios personajes, haciendo que se crucen los unos con los otros, pero siempre de manera necesaria y eso me encanta.


Sé que con tanto personaje la historia puede parecer algo liosa pero lo cierto es que es sencillísimo seguir la trama. Toda la correspondencia está organizada de forma cronológica, independientemente de quién escriba a quién. Esto nos permite ver qué pasa en cada momento, comprender algunas cartas o ver sus consecuencias y crear un mapa mental de los acontecimientos. Además, el estilo del autor es directo, pero no llega a olvidar que está creando literatura y que, por tanto, debe dotar al texto de cierta belleza. No sé para vosotros, pero para mí eso es algo muy importante. La forma de contar la historia cuenta mucho a la hora de hacer un buen libro, eso sin duda. Y Amos Oz se ha encargado de que así sea.


Pero no todo es de color de rosa, hubo algo que no me terminó de convencer: las vueltas que daban algunas cartas. A veces los personajes, especialmente el del marido de Ilana, empezaban a teorizar sobre el bien y el mal y me sacaba de quicio. Soy consciente de que todo formaba parte del perfil del personaje, un judío ortodoxo cercano al fanatismo, pero no creo que hiciera falta dejarlo tan sumamente claro en cada carta. Cada vez que escribía él, yo temablaba de miedo solo de pensar en cuántas páginas iba a ocupar su discurso plagado de citas bíblicas y mandamientos religiosos. Creo que sin esas peroratas tan extensas el objetivo del autor se había alcanzado igual de bien que con ellas. Pero para gustos los colores.


En definitiva, creo que La caja negra es un libro muy recomendable que analiza a la perfección las relaciones humanas, sobre todo las que pasan del amor al odio y del odio al amor en un segundo. Y todo con un estilo impecable y claro sin ser aséptico ni demasiado periodístico. Me ha gustado mucho descubrir a este autor y su forma de escribir. Sin duda repetiré con él en cuanto pueda... ¿alguna propuesta?

14 comentarios:

  1. Hace tiempo que hay una compañera que nos recomienda a este autor, pero aún no me he decidido con él, aunque todo apunta a que van a ser buenas lecturas. Tendré que apuntar también esta lectura.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. No me sonaba de nada este autor, pero ahora me lo apunto

    ResponderEliminar
  3. Yo tambi´en llevo tiempo queriendo leer este libro. Ahora que he leido tu reseña. aún me apetece más.

    ResponderEliminar
  4. Aquí, en mi ciudad, acaba de tener lugar la Feria Internacional del Libro. Israel, quisquillosidades políticas aparte, fue el país invitado. Este autor, entre otros, estaba en boca de todos. Y en sus bolsos también.

    ResponderEliminar
  5. Pues no he leído nada de este autor aún, pero me apetece muchísimo porque cada vez que leo una reseña de una de sus novelas, es normalmente tan positiva como esta tuya, y me pica la curiosidad.
    Esta en concreto creo que no la conocía, pero lo de las cartas me atrae, y lo de pensar algo sobre un personaje y luego cambiar de opinión, pues siempre es una sorpresa para el lector!
    Gracias por traérnoslo :)
    (Y gracias a tu padre también, jejej)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que escribe especialmente bien y el formato del libro, en este caso, ya te digo que es un acierto.

      Un saludo!

      Eliminar
  6. tengo muchas ganas de leerlo pues como dice Gabino, en la FIL fue un autor muy comentado, y sus hijos vinieron a representarle (no se por qué no vino él, si problemas de agenda o salud).
    Lo apunto en mi libreta ¡muchas gracias!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti por leer la reseña!
      A ver qué te parece cuando lo leas!

      Eliminar
  7. Este libro de Amos Oz es una pasada.. Has reflejado muy bien el espíritu de esta obra en tu reseña. Felicidades

    ResponderEliminar