22 ago. 2015

Reseña: Middlemarch de George Eliot

Voy a hacer algo raro en mí: reseñar un libro al día siguiente de haberlo terminado. Lo normal habría sido que dejara esta reseña pendiente para redactarla en un futuro más o menos cercano, pero lo cierto es que Middlemarch me ha dejado con la necesidad de hablar de él y de compartir mis impresiones cuando estas todavía están a flor de piel.

Todo empezó en 2013, cuando me regalaron por Navidad el libro. Hacía tiempo que quería leerlo pero cuando llegó la hora de la verdad me acobardé y lo dejé en la estantería, esperando que llegara el día en que el miedo no me superase. 920 páginas en inglés escritas en el siglo XIX era algo que me venía demasiado grande y sospechaba que no iba a disfrutar la experiencia de leer esta obra. Sin embargo, con la llegada de 2015, y con algo más de práctica en el ámbito de leer en inglés, decidí que se habían acabado los miedos y que de este año no pasaba que leyera Middlemarch. Y así ha sido: lo reservé para el verano y he pasado dos semanas entre sus páginas. ¿Qué puedo decir? Ha sido maravilloso.

Intentar resumir la trama de Middlemarch es de lo más complicado, porque en 900 páginas ocurren muchas cosas y hay una gran cantidad de personajes. Básicamente, lo que George Eliot (o Mary Anne Evans, que era su nombre real) pretendió está ya expresado en el subtítulo del propio libro: hacer un análisis de la vida en las provincias. Así, a través de las vidas de varios personajes somos capaces de ver cómo se desarrollan las relaciones y acontecimientos en un pueblecito donde todo el mundo se conoce. La novela abre con Dorothea, una joven algo atípica en comparación con las chicas de su edad que busca darle sentido a su existencia por medio de buenas acciones. Desgraciadamente el matrimonio con Mr Casaubon, un intelectual ya entrado en años, cercena enormemente sus decisiones y acciones. Por otro lado encontramos a los Vincy, una familia acomodada del pueblo cuyo hijo está endeudado hasta las cejas y lleva a la humilde familia Garth a la ruina tras pedirles ayuda. Por otro lado, la hija de los Vincy es algo caprichosa y superficial, lo que también acarreará sus consecuencias. Otro personaje importante es el de Lydgate, un médico que ha llegado nuevo al pueblo y que ansía romper con los moldes de la medicina, sin preocuparse por los asuntos sociales o el mecanismo interno de Middlemarch, aunque sus planes de futuro no se desarrollarán del todo como él espera.Y así muchos más personajes que forman el entramado de esta
ambiciosa novela.

Como ya he dicho, resumir Middlemarch es casi imposible si no se quiere destripar hechos claves de la trama. Tantas páginas dan para mucho y, gracias a la maestría de George Eliot, el lector crea una conexión con los personajes que hacía tiempo que no encontraba. Desde el primer capítulo dan ganas de seguir leyendo, de ver qué ocurre con los personajes que han sido presentados. Hay algo en cómo la autora organizó la historia que, aunque es un poco lenta, la hace muy amena. Además, no solo trata las relaciones personales de los personajes, sino que también hay cabida a temas como la política de la época o la religión. Más de una vez me encontré buscando información sobre temas de los que había leído de pasada pero nunca me había decidido a indagar demasiado. Por si esto fuera poco, de vez en cuando aparecía alguna referencia a la literatura anterior y, si me daba cuenta del guiño, daba mucha satisfacción (todas las horas de estudio han merecido la pena solo por esto). Pero para los que no les guste demasiado tanto detalle, no os preocupéis, la trama en sí está perfectamente tejida y dosificada. Las acciones realizadas por los personajes en las primeras páginas tienen sus consecuencias en las últimas. No sé vosotros, pero a mí ese nivel de relación de los hechos en una novela me encanta.

El hecho de que Middlemarch fuera concebido como un estudio social hace que la representación de los personajes en relación con el medio tenga mucho peso. Con hijos que bajan en el escalafón social con respecto a sus padres, hijos que suben en él a pesar de lo que ello les pueda costar para su felicidad e, incluso, hijos ilegítimos. A menudo pensaba que George Eliot intentaba mandar un mensaje en cierto modo sobre la poca importancia del origen de las personas a favor de su destino final. Otro detalle que merece la pena remarcar es cómo la autora, sin necesidad de ponerlo en palabras o de manera moralizante, deja entrever una idea que a veces olvidamos: el dinero no da la felicidad (aunque a veces puede facilitar las cosas). Pero si hay un tema que me llamó particularmente la atención fue la posición de las mujeres en la sociedad del siglo XIX. Lejos de caer en el paradigma del "ángel de la casa", George Eliot crea una serie de personajes femeninos bastante fuertes y definidos que terminan determinando las vidas de sus compañeros masculinos a pesar de estar siempre a la merced de las decisiones de estos. Me gustó mucho cómo se presenta en la novela la importancia de esas mujeres en un mundo dominado por hombres. ¡Atención a los personajes de Dorothea y Mary Garth!

Poco me queda por decir más allá de una simple recomendación: reservad este libro para cuando tengáis tiempo, para cuando podáis dedicarle la atención que merece. No lo digo solo para que no se os haga cuesta arriba, sino para que podáis disfrutar de verdad con las vidas de unos personajes que se volverán casi como amigos. Middlemarch es considerada una de las mejores novelas inglesas del siglo XIX y con razón.


La edición que yo leí fue la editada por Penguin en su colección Penguin English Library, en inglés. Si queréis leer el libro en castellano Alba Editorial también lo publica en una edición preciosa.

10 comentarios:

  1. Middlemarch está de moda, jaja. Parece que mucha gente la está leyendo. A mejor me animo y yo. Me alegro de que te haya gustado.Además, es muy gratificante poder ver y comprender los guiños literario que hacen los autores, ¿no?
    besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mejor que esté este de moda que 50 sombras de Grey (aunque esa batalla está ya perdida) jajaja!.
      ¡Animate! Merece mucho la pena. Mira que yo no soy amante del siglo XIX pero este me ha encantado (:

      Eliminar
  2. la quiero leer!!! podrias decirme donde compras las ediciones de penguin english library? es que me encantan <3

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues este en concreto fue un regalo y creo que se compró en Amazon, pero yo normalmente los pido a Book Depository, que además no tienen gastos de envio (:

      Eliminar
  3. Oh Ángela, ¡como me alegro de que te haya gustado! Es un libro tan maravilloso y tiene tanto que ofrecer. A mi me pasó exactamente lo mismo que a ti y quedé atrapada con los personajes de Dorothea y Mary, ¡son unas verdaderas heroínas! Quizá no dejaron huella en la historia, ni cambiaron el gran mundo, pero si marcaron profundamente su entorno y la vida de sus allegados. Un beso y felicidades por haberlo leído en inglés ¡eres una campeona! :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No podría haber hecho un resumen mejor de esos dos personajes :D
      ¡Muchas gracias, Marie!

      Eliminar
  4. Ay, este es uno de esos libros del que me han hablado y recomendado por activa y por pasiva, eso si, yo en inglés no creo que me anime...si ya me da pereza leer libros actuales, no me imagino un tocho de casi mil páginas y del siglo XIX..A ver si encuentro una edición en condiciones y me animo con el!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cuestión de paciencia y tomarselo como un reto lo de leer en inglés, cada vez será más fácil (:
      ¡Las ediciones de Alba suelen estar bien, por si no sabes dónde elegir en castellano!

      Eliminar
  5. Es uno de esos libros que digo "algún día me lo leeré" pero que resultan imprescindibles y lo ves pero aún no lo lees. Me das envidia por haberlo leído! y se me cae la baba con tus palabras. Voy a hacer caso a la recomendación que haces al final y esperaré a tenerlo muy claro antes de inicarme con él y saber si tengo tiempo para dedicarselo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Espero que cuando llegue el momento en que lo leas te guste (:
      Ya verás que, aunque da impresión por lo largo que es, no se hace pesado.

      Eliminar