16 jun. 2014

Reseña: "La ladrona de libros", de Markus Zusak


Érase una vez un pueblo donde las noches eras largas y la muerte contaba su propia historia... En el pueblo vivía una niña que quería leer, un hombre que tocaba el acordeón y un joven judío que escribía cuentos hermosos para escapar del horror de la guerra. Al cabo de un tiempo, la niña se convirtió en una ladrona que robaba libros y regalaba palabras. Con estas palabras se escribió una historia hermosa y cruel que ahora ya es una novela inovidable.

Hace años (allá por el 2009), mi hermano me regaló La ladrona de libros por mi cumpleaños. En su momento me hizo muchísima ilusión, para qué engañarnos. Pero, por una razón u otra, se quedó en la estantería intacto durante años. Yo miraba al libro y él me miraba a mí... y me sentía terriblemente culpable. Con la llegada del 2014 me hice una promesa a mí misma: ir leyendo todos aquellos libros que acumulo desde hace tiempo. No sé a vosotros, pero ver que tengo tantos libros por leer en formato físico (el digital no cuenta, que si no la culpa sería insoportable) me agobia con creces y me hace lamentarme por las compras impulsivas. Se ve que me estoy haciendo mayor...


La historia que cuenta La ladrona de libros me llamó la atención desde el primer momento, sobre todo porque estaba narrada por la muerte, pero ya hablaremos de eso más tarde. La trama me pareció entretenida y bastante rápida de leer. Las historias creadas por Max a mitad del libro eran de lo más originales y no me las esperaba. Creo que fueron lo que más me gustó de toda la lectura. Sin embargo, si bien acabo de decir que no es un libro aburrido, sí que me dejó con la impresión de que la historia podría haber dado un poco más de sí. Todavía no entiendo del todo por qué el título del libro es La ladrona de libros cuando los hurtos de la protagonista estaban más bien metidos con calzador y no aportaban demasiado a la historia aparte de que ayudaban a Liesel a aprender a leer. La idea de los libros era buena pero en la práctica no encaja del todo. Por otro lado, no sé si es que no he conectado del todo con el estilo de Markus Zusak o que me esperaba algo más después de todas las buenas críticas que lo respaldaban. A veces veía que intentaba ser poético y se quedaba en ambiguo.

En cuanto a los personajes, los vi algo flojos, planos. Como ya he dicho, la faceta de ladrona de Liesel podría no haberse incluido y nada habría cambiado. Para mí ha sido una niña valiente más de las que siempre salen como protagonistas en los libros. Y ya está. Más allá de este rasgo, no hay mucho más que pueda describir a Liesel. El personaje de Max no tiene otra finalidad que la de ser el judío escondido en el sótano de unos alemanes y eso no es suficiente para justificar su aparición en el libro. Me habría gustado que tuviera más sentido su existencia, se quedó a medio desarrollar. La Muerte, que se supone que narra, es un narrador omnisciente más. Sólo hacía hincapié en su identidad para molestar y adelantar hechos (lo cual no me hizo especial gracia). Los únicos que se salvaron para mí fueron los padres... y tampoco es que estuvieran desarrollados demasiado. Pero al menos la madre era divertida con sus insultos y el padre era de lo más tierno y algo más complejo que el resto.

Y, sin embargo, no me ha disgustado el libro. Ya he dicho que las historias que había hacia la mitad del libro me sorprendieron gratamente. Además, no puedo obviar el hecho de que me hizo llorar al final... claro que fue un atraco a mano armada (si habéis leído el libro sabreis a qué me refiero). En definitiva, no diré que no recomendaría este libro pero sí que quien quiera leerlo se ande con ojo y no se haga unas expectativas desmesuradas por las reseñas que consideran la novela como una obra maestra. Vamos, que, desde mi punto de vista, La ladrona de libros está algo sobrevalorado.


4 comentarios:

  1. A mi me parece un libro muy bello, y no es perfecto pero el final me pudo xD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues a mí no me terminó de gustar, la verdad

      Eliminar
  2. Yo lo leí antes de todo el "hype", lo descubrí de pura casualidad y me llamó la atención muchísimo. Lo amé. Aunque debo reconocer que creo que fue gracias a que no había todavía surgido el boom, porque siempre que se le da demasiado bombo a algo las expectativas que puedes crearte entorpecen mucho la lectura en sí, o al menos en mi caso. En mi caso, en no saber qué esperar, fue toda una sorpresa.
    Coincido en el punto que comentas sobre los personajes, a mi sin duda los que me gustaron más fueron los padres. Y sobretodo, para mi el gran plus de esta novela, lo que hizo que me gustara tanto fue el narrador, y el hecho de que era la primera novela ambientada en este período contada des del punto de vista de una família alemana.
    un besito :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo creo que lo qué más me ha "estropoado" el libro es ese boom que tú dices. Si me hubiera pasado como a ti, que lo hubiera leído sin saber qué esperar, creo que me habría gustado más.

      Pues mira que el narrador a mí no me terminó de cuajar... me pareció un narrador normal y corriente. Y lo de que está contado desde el punto de vista de una familia alemana, aunque no lo haya dicho, la verdad es que hace que sea algo distinto.

      Un beso!

      Eliminar