22 jun. 2014

Bajón lector


Seguro que no soy la única a la que le ha pasado. Hace unos meses me encontré con que cada libro que empezaba me costaba horrores terminarlo. No podía leer o, mejor dicho, no tenía ganas de leer. De la noche a la mañana mi motivación lectora se desvaneció y nunca encontraba el ánimo para sentarme con un libro y echar horas leyéndolo. Esto es lo que se suele llamar reading slump, o como yo lo he bautizado en la lengua de Cervantes, bajón de lectura.

Querría culpar a las Navidades, que para mí fueron época de exámenes express: apenas tenía tiempo para otra cosa que no fuera estudiar, estudiar y estudiar... y claro, de tener la nariz mentida entre libros de texto, es normal que una termine agotada de ver tantas letras negras sobre fondo blanco. Pero eso no son más que excusas, no es la primera vez que me pasa a lo largo del año. Puede deberse a una sobredosis de trabajo, sí, pero a veces es por una simple mala racha de lecturas, para qué engañarnos. Coges un libro que te decepciona, el siguiente no es nada del otro mundo y el que lees a continuación es incluso peor. Creo que todos hemos estado ahí (y los que no, sois unos afortunados) y hemos terminado dudando de nuestro propio gusto a la hora de elegir lecturas.

Sin embargo, yo, que soy optimista por naturaleza (salvo los domingos por la tarde, los lunes y las vísperas de examen), siempre he creído que había una solución a este problema. En mi caso, obligarme a leer todas las noches al menos 5 páginas suele ayudarme bastante. Al final se ve el progreso y parece que eso anima más. Leer reseñas suele ser bastante útil. Hay algo mágico en las opiniones de los demás sobre libros que hace que reencuentre mis ganas de devorar un libro. Quizá lo más fácil sería dejar espacio y no empezar ninguna lectura durante unos días, pero es que a mí eso de no tener ningún libro empezado me da no sé qué, como si me hubiera olvidado de quitarme el pijama al salir a la calle. Bueno, puede que exagere, pero ya me entendéis. Tengo la sensación de que me falta algo si no veo en mi mesita de noche ningún libro. También es buena idea eso de irse de compras o, más barato aún, darse un paseo por la biblioteca a ver qué nos llama la atención.

De todos modos, una cosa siempre he tenido clara, estos bajones lectores se terminan pasando y nos traen más ganas de leer que antes de que empezaran. Con la lectura de Notre-Dame de Paris en marzo encontré fuerzas para coger otros libros, se me pasó la mala racha... y a la vista está todo lo que leí en abril (que, aunque para algunos será poco, para mí es mucho). Y aún siguen esas ganas ahí, aunque haya tenido que dejarlas en segundo plano por los exámenes. Quizá todo esto no sea más que un indicador de nuestro cerebro que necesita hacer un poco el vago para poder luego darlo todo de nuevo en el ámbito lector... quién sabe.

¿Y vosotros, cómo sobrellévais estos bajones? ¿O sois de los afortunados que nunca los han experimentado?

15 comentarios:

  1. A mi rara vez me ha pasado xDDDD en serio.
    Cuando tengo examenes procuro leer muchisimo mas despacio pero igual sigo leyendo :)

    ResponderEliminar
  2. Bueno como pudiste comprobar yo he tenido un bajón de estos hace nada y aun me estoy recuperando xd La verdad que mi actual lectura me tiene un poco maravillada porque tiene tanta magia que me esta gustando mucho y creo que estoy cogiendo fuerzas para leer un montón este verano (o eso creo xd)
    Espero que se te pase prontito el bajón y te recuperes con muchas más gans de leer.
    Por cierto, mucha suerte en los examenes ^^

    Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Qué estabas leyendo? ¡Me dejaste con la intriga!
      Al final me recuperé, espero que tú también (:
      ¡Y gracias, al final fueron bien los exámens!

      Eliminar
  3. A mi también me pasa, quizá no tan acusadamente pero lo noto en el ritmo al que van mis lecturas. Es algo que me sabe algo mal pero tampoco me obsesiono con ello. Sé que pasará y volveré a cojer mi ritmo más habitual :) A veces he tenido que cojer libros distintos al que estuviese leyendo (aunque me estuviese gustando el que leía), simplemente para no asociarlos con el "reading slump" y poner un poco de "aire fresco" por medio, y luego suelo coger con energías renovadas el antiguo.
    Resumiendo, suelen ser ciclos :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente de acuerdo, son ciclos que, una vez que se pasan, hacen que tengas energías renovadas para seguir con más libros.

      Eliminar
  4. Hace mucho que no tengo un bajón lector. Me pasa al revés: me agobio porque leo demasiados libros a la vez y empiezo a pensar que no seré capaz de recordar todos los detalles de uno u otro. Tuve una crisis lectora muy grande en primero de la uni por esto pero de momento no me ha vuelto a pasar... ni siquiera en los exámenes porque seguía leyendo a pesar de los agobios. Y lo que cuenta Elena también me ha pasado unas cuantas veces, con muchos libros empezados es normal :)
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también tuve un gran bajón cuando empecé la universidad, pero luego me acostumbré a sacar tiempo para leer a lo largo del día y más o menos voy apañándomelas.
      Hace tiempo también leía muchos libros a la vez, pero decidí que era mejor ir uno a uno, para disfrutarlos más... claro que eso depende de la persona (:

      Eliminar
  5. Yo ahora mismo estoy pasando esta etapa y la verdad es que no sé por qué. Todos los libros que leo no terminan de llamarme, posiblemente lo que haga sea dejar de leer durante 1 semana, a ver si se soluciona :)
    Me quedo por tu blog.
    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Funcionó el experimento?
      ¡Muchas gracias!

      Eliminar
  6. A mí me sucede lo contrario: nunca tengo el tiempo suficiente para leer todo lo que me gustaría. NUnca me faltan las ganas, me falta tiempo:)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, la falta de tiempo para leer todo lo que queremos es otro tema que daría mucho de sí... (:

      Eliminar
  7. Sí que los he experimentado.Uno de los trucos para salir del "aplatanamiento lector"es leer alguna obra corta que te interese bastante(Amelie Nothomb me ha salvado más de una vez de la pereza lectora)Coges de nuevo ritmo para volver a los tochos o novelas de más de 300 páginas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Maravillosa la señora Nothomb! La tendré en cuenta para la próxima vez que me encuentre en esa situación.

      Eliminar
  8. Ah, los exámenes de enero... Cuánto nos han quitado a los estudiantes... A mí lo que me da bajón es eso, los exámenes, que hacen que se me quiten las ganas de leer, y ahora, con la de trabajos que tengo que hacer, comentarios de texto, lecturas de textos que nos mandan y cosas así, estás que tengo tiempo para leer algo por voluntad propia.

    ResponderEliminar