3 ene. 2013

Reseña: "L'étranger", de Albert Camus

[Puntuación: 4/5]

Con lo que me gusta esta sección de libros en versión original y lo poco que la actualizo / leo cosas que me permitan actualizarla. Desde luego, esta es una de las cosas a cambiar en el año 2013... sobre todo porque no me va a quedar otra.

En verano, como estuve cogiendo bastante el tren, me tuve que resignar a llevar un libro siempre en el bolso (algo a lo que no acostumbro porque me quedo sin hombro). La mejor solución era recurrir a un libro que pesara poco y que, a ser posible, fuera de tapa blanda. Como llevaba tiempo queriendo leer algo de Camus y también en francés (así aprendo vocabulario nuevo y practico), la solución fue más que simple: El extranjero. En mi casa estaba en versión de bolsillo y tal y como lo escribió su autor... voilà!

La historia se basa en los pensamientos y vivencias del señor Meursault y tiene lugar en Argelia, antigua colonia francesa hasta mediados del siglo XX. Todo comienza cuando se le anuncia la muerte de su madre en el asilo y ha de ir al velatorio y hacerse cargo del cuerpo. Ahí, no muestra emoción alguna, lo único que el espectador llega a saber es que esa semana tenía que trabajar, que no para de fumar, de beber café y conoce a algunos amigos de la residencia donde estaba su madre. Pero ni una sola lágrima por su parte. Nada. En los días siguientes, sin guardar luto siquiera, comienza una relación con su compañera de trabajo Marie y ayuda a su vecino a vengarse de su ex-novia que, supuestamente le ha sido infiel. Eso sí, sin pararse a pensar en que puedan existir los sentimientos o que sus acciones puedan herir a alguien. Unos días después, es invitado, junto al vecino y a Marie a pasar un fin de semana en una casa en la playa. Allí, se encuentran con unos chicos árabes que resultan ser los familiares de la ex-novia de su "amigo". En un principio solo sale herido su vecino pero, más tarde, cuando Meursault está paseando por la orilla del mar, y sintiéndose algo incómodo por las molestias que el sol le provoca, cegándolo incluso, vuelve a encontrarse con uno de los árabes y, sin razón aparente, le dispara cuatro veces. Así, es encarcelado y llevado a juicio donde, como es de esperar, no muestra arrepentimiento ni emoción alguna.

Albert Camus ganó el Nobel de Literatura en 1957
Esta falta de sentimientos no se debe a que Meursault sea un psicópata incapaz de empatía alguna. Es simplemente que es un ser apático hasta decir basta. Lo que Albert Camus hizo en su novela fue presentarnos una especie de caricatura, y a la vez vaticinio, del hombre de la segunda mitad del siglo XX. Un ser al que todo le da igual, al que parece que no hay nada que lo emocione o le cree la necesidad de levantarse de su cómodo sillón para luchar por ello. La vida en sí es un absurdo tras otro, una serie de acontecimientos casuales que no controlamos, ¿por qué hacer algo al respecto? ¿por qué esforzarnos en cambiar algo que viene regido por el azar? Da lo mismo cómo haya ocurrido, o que se decida que Meursault vaya a ser ejecutado por lo que no ha hecho. Independientemente de que justifique el homicidio, el jurado, de entrada, ya está convencido de su culpabilidad al considerarlo un ser sin sentimientos y que no actúa conforme a la moral de sus contemporáneos, basada en creencias religiosas. Se lo termina juzgando por lo que no ha hecho según los cánones de la época, por ejemplo, no sentir la muerte de su madre, no llevar luto... De ahí la indiferencia del personaje: sabe desde el principio que la justicia es la máxima expresión de la injusticia y, haga lo que haga, será condenado por su actitud ante la vida y no por el crimen. Su respuesta a esto es una apatía rampante hasta el momento de su ejecución.

En lo personal, aunque pueda parecer que el libro no tiene demasiado argumento o que carece de originalidad (afrontémoslo, un asesinato, qué poco típico), hay algo en él que resulta cautivador. No sé si es por ese aura de existencialismo que rodea a la historia (sobre todo cuando comprobamos que el protagonista se hace a sí mismo culpable al decidir no defenderse mientras que podría haber sido declarado inocente sin mayores consecuencias), o si se debe a que Camus realizó una premonición del hombre actual y de lo decadente de su apatía. Y predecir el futuro es algo que, yo al menos considero, que solo los hombres excepcionales y Casiopea pueden hacer.

(En lo referente al nivel del idioma, a mí me costó un poco coger un ritmo decente, pero supongo que por la falta de costumbre. Por lo demás, no considero que pueda crearle muchos problemas a alguien con un conocimiento medio del idioma).


10 comentarios:

  1. Me gusta tu reseña por la frescura y, a la vez, madurez que le das a tus comentarios sobre una obra tan abrumadora como ésta.
    No creo que se adelantara a los tiempos actuales porque siempre ha habido y habrá "extranjeros" en su propia tierra.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias! Con comentarios como el tuyo da gusto escribir las entradas del blog :)

      Yo creo que, aunque siempre han habido "extranjeros", hoy en día son más numerosos que antes. Personas que no terminan de encajar y a las que, además, se les recuerda que son diferentes y casi se les castiga por ello.

      Un beso!

      Eliminar
  2. Q suerte q hayas podido leerlo en su idioma original, aunque creo que este libro es demasiado complejo si el francés no es tu lengua materna. Yo lo leí hace años y me gustó muchísimo, por esa época leí también La peste, muy bueno, ambos grandes libros del existencialismo, no me importaría volver a leer algo de Camus este año ya que además se celebra su centenario. Bsos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es complejo en el sentido de que el tema que trata es difícil de entender, se lea en el idioma que se lea, pero el lenguaje en sí no lo vi muy difícil.
      También es cierto que le hice poco caso al diccionario y hubo cosas que me perdí por no hablar francés a la perfección. Si lo hubiera leído en castellano seguro que me habría gustado todavía más!

      La Peste tengo ganas de leerlo desde hace tiempo! Y ya que dices lo del centenario, es buena idea leer de nuevo a Camus, sí.

      Un beso!

      Eliminar
  3. Atraido por Camus, he llegado a tu blog. Te recomiendo "La peste" y a todo lo que huele a Camus.
    Enhorabuena por el blog. Me ha encantado

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sin duda, "La peste" está en mi lista de próximos libros a leer!

      Y muchas gracias! Me alegra que te guste el blog!

      Eliminar
  4. Este tipo de historia sí que me gusta y no lo de "Los juegos del Hambre" pero claro, Camus fue Premio Nobel y Collins no lo será nunca.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, es que hay una gran diferencia entre ellos, no sé si se pueden llegar a comparar.
      ¡Gracias por pasarte por el blog y dejar un comentario!

      Eliminar
  5. ¡Cuán agradable es u blog! Me has animado a subir mis reseñas. Una de ellas, será L'etranger (aussi... comment ta anecdote) libro casto de mi biblioteca.

    ...Sabes, legué a tu blog buscando algún "Vocabulario" que alguien hubiese sacado del libro. Tal vez lo hayas hecho... Te agradecería.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias! Y me alegro de que te haya servido el blog para subir tus reseñas, es una forma estupenda de compartir entre todos la pasión que sentimos por los libros.

      Y sobre lo del vocabulario, no, no saqué ningún tipo de lista de palabras del libro... soy bastante vaga para ese tipo de cosas y si veo una palabra que no comprendo, a no ser que salga en repetidas ocasiones, rara vez la busco. Lo siento.
      Pero si alguien ve esta entrada y tiene un vocabulario hecho, lo animo a que lo diga (:

      Un beso.

      Eliminar