17 feb. 2014

"Devuélveme mi noche rota", de José Morand


Hace unos meses la editorial Sinerrata se puso en contacto conmigo. Se trata de una editorial recientemente creada que se centra sobre todo en libros en formato digital. El ejemplar que me enviaron era Devuélveme mi noche rota, de José Morand. Si soy sincera, es la primera vez que leo una novela que me hayan enviado, y creo que por eso me sabe un poco mal hacer esta reseña, porque no me ha terminado de convencer la historia del todo.

En la página de la editorial la sinopsis es la siguiente:

Nada despierta nuestros recuerdos tan precisamente como un olor, un sabor, un sonido. Una canción que nos transporta a ese momento en que la música formaba tan parte de nuestra vida como nosotros mismos.

Disco a disco, canción a canción, uno de esos frikis que rebusca compulsivamente en los estantes de cedés de oferta de los hipermercados recompone su vida a través de su completa discografía. Desde la infancia hasta la madurez como padre, pasando por la adolescencia, las dudas, las frustraciones, el amor y la búsqueda del propio camino, con la música siempre como protagonista y fondo, estructura y fundamento de nuestra historia.

  
Cuando leí la sinopsis pensé que Devuélveme mi noche rota encajaba con el tipo de historia que suele gustarme. Normalmente me atraen las novelas que consisten en una retrospección de la vida del personaje principal (que en este caso parece ser el autor). Pero por alguna razón, no terminé de conectar con él. La historia me pareció algo dispersa. Con esto quiero decir que los saltos para delante y para atrás en el tiempo no son lo mío. Me gusta más una historia lineal, con algún que otro flashback, pero no que todo el libro sea un ir y venir. Además, a veces no sabía muy bien si leía sobre los recuerdos del narrador o sobre su opinión musical acerca de los discos y canciones en los que se basaba cada capítulo.

He de decir que me pareció una idea muy original que cada disco diera pie a un recuerdo... pero tengo la impresión de que el autor podría haberle sacado algo más de provecho a esta estructura. Eso sí, la forma de escribir es clara y directa. Hace fácil seguir los pensamientos y cómo estos se entrelazan. Quizá hace un uso excesivo de algunos términos ("tonadilla" me viene ahora a la cabeza, si no me equivoco), y eso hacía que me costara a veces leer. Si a esto le añadimos lo que he dicho antes de los saltos dentro de la trama, viene a cuento mi puntuación.

Me gustaría poder decir que el libro me gustó, pero no creo que esa sea la sensación exacta que me dejó. Lo vi curioso, eso sí. Y quizá a vosotros os termine encantando. En esto de las reseñas ya se sabe que cada uno es un mundo.

8 feb. 2014

"Lydie", de Jordi Lafebre y Zidrou (Fotoreseña)


En mi último viaje a la biblioteca volví cargada de novelas gráficas, cómo no. Hace unos años me propuse leer más historias de este tipo, y la verdad es que, más o menos, me las voy apañando. Y todo gracias a que encuentro cierta variedad en la biblioteca de mi ciudad. Uno de los cómics que elegí fue Lydie, una historia de Zidrou ilustrada por Jordi Lafebre. Apenas tiene 60 páginas y se lee muy rápido... pero sobre todo los dibujos y el relato son de los más dulces.



Todo gira en torno a Camille, una chica que ha quedado embarazada y no se conoce al padre. Cuando da a luz a su hija, Lydie, esta nace muerta. Sin embargo, a los pocos meses, Camille afirma que su hija ha vuelto y comienza a cuidarla... aunque en realidad todo esté en su imaginación. Con el fin de no hacerle daño diciéndole que la niña sigue muerta, los vecinos deciden, entre todos, seguirle la corriente a Camille. 


En definitiva, es una historia muy dulce y conmovedora que muestra cómo la felicidad no es nada complicada y que vale más que todas las fortunas del mundo. A mí desde luego se me saltó una lágrima al llegar al final.