25 jun. 2013

Reseña: "Northanger Abbey", by Jane Austen

[Puntuación: 2 / 5]

Después de casi un mes sin escribir ni una sola reseña, parece que ponerse de nuevo al lío cuesta más de lo esperado. Pero no importa, porque tengo muchas ganas de retomar la actividad del blog. ¡Así que queda inaugurada la temporada de verano en holdmybooks! Y para empezar, qué mejor que recurrir a un clásico: Northanger Abbey o La abadía de Northanger de Jane Austen. Ya he dicho en otra ocasión que todo lo relacionado a decidirme a leer a esta autora es culpa de Magrat Ajostiernos. Me puso los dientes largos, iba con la mosca detrás de la oreja y el día que me encontré el libro con esta edición tan preciosa, no me pude resistir.

La historia, a grandes rasgos, es la siguiente: los Allen, un matrimonio amigo de los padres de Catherine Morland le propone a la joven que se vaya con ellos a Bath a pasar unas semanas. Ni corta ni perezosa, ella accede, y allí se hace amiga de Isabella Thorpe una joven con la que comparte su pasión por las novelas góticas del momento y los bailes de sociedad. Pasan tanto tiempo juntas que el mismo hermano de Isabella inenta cortejar a Catherine (aunque sin demasiado éxito). A la vez, nuestra protagonista hace buenas migas con los Tilney, especialmente con Eleanor y con Henry. De hecho, Catherine queda prendada de este último y el sentimiento es recíproco. Un día, el padre de los Tilney invita a la joven a pasar un par de semanas en su hogar, la Abadía de Northanger. Ella, influenciada por las novelas que tanto adora, se imagina el lugar como un sitio tétrico y lleno de misterio y acepta encantada. Los Thorpe, sin embargo, no parecen muy contentos con la cantidad de tiempo que su amiga pasa con la otra familia. Y Catherine poco a poco se da cuenta de que no todo es lo que parece... 

Gran dilema el que tengo con la historia de Northanger Abbey. Si me baso en la experiencia de leerlo no me ha gustado demasiado, si lo miro con perspectiva una vez finalizado, ya me parece otra cosa. Aunque el libro no tenía más de 250 páginas, lo cierto es que me costó bastante acabarlo. Y la única esperanza que tenía para seguir leyendo era que se trataba de una novela típica del género coming-of-age, en el cual el protagonista empieza siendo muy inocente y a base de golpes de la vida, madura y cambia por completo. Vamos, lo que nos pasa a todos comos seres humanos que somos. Y ahí no tengo demasiada queja. De hecho, estaba muy bien abordado ese tema. Lo que no me gustó ya tanto era el hecho de tener que emparejar a las protagonistas sí o sí o los enredos que se creaban por lo que uno le había dicho al otro y así. Veía esos momentos un tanto forzados y que no tenían demasiado sentido... claro que, sin ellos, no habría novela. Pero, vamos, que no había forma de que me creyera que eso era así o que Catherine fuera tan inocentona para no darse cuenta.


Si me centro en los personajes, tampoco sé muy bien qué decir. Catherine me resultaba insoportable al principio con tanto pájaro metido en la cabeza. Menos mal que conforme va madurando se espabila y se defiende más. Pero desde luego, consiguió desesperarme en los primeros capítulos, sobre todo con su obsesión por las novelas de terror y su necesidad de buscar un secreto oscuro en la casa de los Tilney. Los Thorpe, por otro lado, no tienen salvación alguna. Resultan ser de lo más interesados pero ahí queda la cosa. Jane Austen los crea dotados únicamente de esa característica y yo con los personajes tan planos no me suelo llevar excesivamente bien. ¡Menos mal que están los Tilney! Sobre todo Eleanor y Henry. ¡No sé qué habría hecho sin ellos! Llegó un momento en que se convirtieron en la única razón por la que quería seguir adelante con la novela. Eleanor me pareció de lo más tierno y agradable que hay en este mundo y Henry me robó el corazón desde su primera apareción. Resulta ser un personaje lleno de ironía y muy socarrón que no duda en reírse de la sociedad del momento y de la imaginación desbordante de Catherine sin llegar a despreciar las novelas que esta lee. En él me dio la impresión de estar leyendo los pensamientos de la propia Jane Austen a la hora de escribir la historia de este libro porque si La abadía de Northanger es algo, eso es una sátira de la novela gótica, que resultaba ser el bombazo de la época.


En definitiva, dudo que sea lo mejor que la autora haya escrito. Además, tengo entendido que esta fue la primera novela que escribió aunque se publicase la última y de manera póstuma. Comprendo por qué Magrat la recomendó como primer contacto con Austen: es rápida, corta y viene de perlas para acostumbrarse al lenguaje de la escritura y a su humor (sobre todo si la lees en inglés, que al principio cuesta un poco hasta que te metes de lleno sus líneas). Vamos, que para empezar me ha parecido una muy buena opción y ahora tengo ganas de ver cómo son el resto de libros de Jane Austen.

En castellano el libro se llama La abadía de Northanger y ha sido publicado Debols!llo y Alba Editorial (entre otras).
→ Esta lectura forma parte del reto de Keep Calm and Read 10 Books in English.

24 jun. 2013

Vuelta a la normalidad

Después de unos meses de trabajo intensivo y exámenes, al fin estoy de vacaciones. Era de esperar que el blog quedase un poco abandonado, pero no podía hacer otra cosa. Intenté mantenerlo actualizado lo máximo posible, eso sí. La cuestión es que esta entrada es solo un aviso para deciros que ya estoy poniéndome las pilas para ir preparándolo todo para el verano y redactando las distintas reseñas que tengo atrasadas (que tampoco es que sean demasiadas).

Además, las vacaciones traen secciones nuevas que espero que os gusten, a mí al menos me hacen bastante ilusión. Sobre todo porque me ayudarán a poder tener el blog en marcha con mayor frecuencia y a hacerlo más variopinto, que no está nada mal.

Sin más dilación, deciros que espero veros a todos por aquí y que ¡viva el verano!