31 may. 2013

Reseñas varias (#4)

Por falta de tiempo, tengo que recurrir a las mini reseñas. La cuestión es que no quiero demorar más el reseñar los libros que tengo pendientes (algunos desde abril) pero me resulta imposible sentarme y escribir las entradas que suelo crear con cada uno de ellos. Así que, aquí van tres reseñas express que espero que os gusten:


Mucho ruido y pocas nueces, de William Shakespeare

La llegada del principe de Aragón, Don Pedro, y de sus hombres tras una larga batalla, hace que, en cuanto llegan a Messina, Leonato, gobernador de esas tierras, decida ofrecerles su hogas para descansar ni más ni menos que durante un mes. De esto modo, Beatrice y Benedick se reencuentran, y retoman sus ya usuales discusiones. A la vez, otro de los hombres de Don Pedro, Claudio, se enamora de la hija de Leonato, Hero y ve sus sentimientos correspondidos. Por último, el hermano de Don Pedro, Don Juan, planea sabotear el recién nacido amor para así crear un conflicto que puede acabar con el poder de su hermano. En definitiva, todo un enredo de personajes que, de alguna manera, confluyen y son relevantes los unos para los otros.

Lejos de ser liosa, esta comedia de Shakespeare sigue una línea que evita que el lector se pierda. A pesar de que carece de la fuerza de sus tragedias, Mucho ruido y pocas nueces es una lectura que merece la pena. Especialmente por las conversaciones mordaces e ingeniosas entre Beatrice y Becedick, que no tienen desperdicio alguno. Con lo que me cuesta a mí reirme cuando leo, más de una vez me vi conteniendo la risa en el tren mientras leía la obra. Muy recomendable.


La trágica historia del Doctor Fausto, de Christopher Marlowe

Fausto quiere ser el hombre más sabio y poderoso de su tiempo. Para ello, no duda en invocar a Mefistófeles, el diablo que le entregará lo que tanto ansí a cambio de su alma. La cuestión es: ¿está dispuesto Fausto a condenarse al infierno para la eternidad? ¿No tendrá sus dudas cuadno llegue el momento de saldar la cuenta pendiente?

La historia siempre me ha llamado la atención, sobre todo dado lo aficionada que era de pequeña a la fantasía. Me encantaban las historias que contaban con algún elemento sobrenatural o mágico. Y con esta obra de Marlowe, he vuelto a aquellos años. Quizá el Doctor Fausto, por lo crudo de su argumento, no sea muy recomendable para los más pequeños, pero para los que hemos crecido (aunque sea un poco en mi casa), es estupendo. Y quizá lo que más me entusiasmó a mí fue el realismo que envuelve a todos los personajes. En ningún momento se me pasó por la cabeza que Fausto pudiera ser un ser inventado. Da la sensación de que el autor no está mostrando un personaje histórico que existió en verdad, más allá de la leyenda.


Ciudad de cristal (Cazadores de sombras #3), de Cassandra Clare

Las aventuras de Clary y el resto de cazadores de sombras continúan, esta vez en la Ciudad de Alacante, la cuna de los nefilim. Y poco más puede decir al respecto porque no quiero estropear los dos libros anteriores. 

La saga de Cassandra Clare me parece entretenida. Comprendo que tenga tanto éxito y más si, además, está por estrenar la primera película de la colección. Quizá lo que me desespera un poco son la mayoría de los personajes, sobre todo Clary y Jace. Me resultan de lo más repelentes. La autora trata de hacerlos atrevidos y divertidos, como si tuvieran una gran personalidad, y, para mi gusto, se quedan en simples estereotipos: ella, la típica heroína y él el típico guapo que, aunque va de duro, está loquísimo por la chica. Pero tampoco le pido mucho más. Es una lectura rápida y entretenida. Ideal para descansar un poco de libros más "pesados".

25 may. 2013

e.e.cummings y Sylvia Plath


Dado que estoy de exámenes (han llegado tan pronto...), no tengo demasiadas ganas de leer libros demasiado largos. Tener que dejar una historia en su punto álgido simplemente porque se me ha acabado el tiempo de descanso me fastidia bastante. O me fastidiaría de hacer caso a los plazos que hago como que me autoimpongo. La cuestión es que, para mí, novelas largas y exámenes no casan bien juntos porque me engancho (a los libros, no a los exámenes) y no hay manera de que me entren ganas de estudiarme los distintos alófonos de la /l/ y las consecuencias del rotacismo. Pero claro, dejar de golpe una adicción no es nada bueno... ¿qué hacer entonces? ¡Leer poesía!


Creedme que hasta hace unos años decía que no me interesaba ese género literario pero Benedetti se cruzó en mi vida y todo cambió. A pesar de esta historia de amor a primera línea, no he sido muy constante con las composiciones en verso. Es cierto que, en ocasiones, busco algún poema que me gusta o que tengo curiosidad por leer pero eso son en total cinco minutos como mucho. El otro día, sin embargo, me reencontré, por sorpresa, con el nombre de e.e.cummings y se desató una cierta curiosidad en mí. De él conocía el famoso poema de i carry your heart with me pero ya está. Era bastante sencillo y fácil de entender. Nada de metáforas complicadas y versos imposibles. Ideal para una principiante en este mundillo. Saqué el libro de la biblioteca y, en cuestión de unos pocos días, lo terminé. Era una edición bilingüe, lo que me facilitó muchísimo la comprensión de todas sus composiciones. Por ello, puedo decir que, aunque me gustaron bastante un par de poemas, en general, creo que e.e.cummings no está hecho del todo para mí.


Por otro lado, me acordé de Sylvia Plath (cuya Campana de cristal tengo pendiente). Sylvia Plath es una autora estadounidense con una visión muy personal de la vida. Y esto se nota en sus líneas. Mientras que con e.e.cummings no terminé de verle la gracia, con Plath me pasó lo contrario. Sus poemas llenos de sentimiento y melancolia, plagados de emociones hacían que se me erizara la piel. Especialmente con su Three Women, un diálogo entre tres mujeres, cada una con una experiencia distinta con respecto a la maternidad. La primera voz es la de la madre que acaba de dar a luz a su hijo, la segunda, la de la mujer que lo ha perdido en un aborto y la tercera en hablar es la joven que tiene el niño pero lo da en adopción. Cada una de ellas te habla al corazón y, a su manera, te hacen vibrar por dentro, te sacuden, imposibilitándole a la indiferencia que se asiente. En mi caso, recuerdo que la voz de la mujer que ha tenido el aborto fue la que más me impresionó y la que más congoja me produjo. Resulta tan visceral, tan auténtico, tan personal... como si la misma Sylvia te estuviera hablando al oído y contándote partes de su vida.

Sin lugar a dudas, os recomiendo que, aunque no os lancéis a por un poemario entero, leáis alguno de los poemas de estos dos autores. Simplemente por algo de aire fresco y que os haga emocionaros igual que cualquier otra historia que haya caído en vuestras manos.

¿Y vosotros? ¿Hay algún poeta / poetisa que os emocione o que os guste especialmente?

Los poemas en castellano: i carry your heart with me

21 may. 2013

Reseña: "Mr. Penumbra's 24-Hour Bookstore", by Robin Sloan

[Puntuación: 3/5]

 Clay Jannon está sufriendo los efectos de la crisis económica. Solía trabajar como diseñador de páginas web y, de hecho, consiguió comenzar a hacerse un nombre... hasta que el negocio para el que trabajaba decidió cerrar. Decidido a no regresar a casa de sus padres, busca el primer trabajo que se le presenta en su ciudad, San Francisco. Este consiste en ser dependiente del turno de noche-madrugada en la tienda de Mr. Penumbra. Y es que no es una tienda corriente, para empezar, vende libros de todas clases, siempre y cuando a su dueño le parezcan interesante y, además, abre las veinticuatro horas del día. No hace falta que diga que los clientes con los que se encuentra Clay son bastante particulares. De hecho, cuando uno de estos lo visita muy alborotado y amenazando con que le cerrarían la tienda a Penumbra si no dejaba de vender libros considerados demasiado mainstream, Clay empieza a sospechar que, lo que en principio había visto como un humilde negocio llevado por un egocéntrico hombre, en realidad oculta un secreto aún mayor.

La trama es, sin lugar a dudas, bastante curiosa y, si soy sincera, está a la altura de las expectativas. Lo que nos encontramos es una historia llena de humor y de referencias a las últimas tecnologías que, a cualquier persona que viva en el siglo XXI le arrancará una sonrisa de vez en cuando. Además, Clay Jannon, el protagonista, lejos de resultar pedante hablando de ordenadores, kindle y fuentes de letras, es de lo más entrañable. Hacía mucho tiempo que no le cogía ese cariño a un personaje. Normalmente me suelen encantar o no gustar apenas, pero en el caso de Clay, podría hacerme amiga suya sin problema alguno. Es un joven que trata de ganarse la vida como puede para poder pagarse el alquiler del piso. Y además es curioso, muy curioso. Por no hablar del señor Penumbra, que resulta ser un hombre dulce y cariñoso. Si al principio se nos presenta como un personaje algo peculiar, después, conforme se desarrolla su amistad con Clay, vemos que es amable, entusiasta y tiene mucho afecto que dar.

Sin embargo, no es oro todo lo que reluce, y aunque los acontecimientos suelen ser bastante originales, no me gusta demasiado que todo le salga a pedir de boca al protagonista. Y Robin Sloan, por desgracia, abusa mucho de esto último. No le ofrece demasiados retos al lector, se lo da casi todo hecho. Lo único que me mantenía leyendo a veces eran los personajes. Pero lo que era la forma de hilar capítulos, me resultaba demasiado sencilla. Quizá porque me gusta que los libros me dejen mordiéndome las uñas hasta llegar a los codos, ver que el suspense era resuelto en cuestión de dos páginas cada vez, me resultaba frustrante a más no poder. Supongo que por eso se me mezclaron lecturas por en medio: leer solo Mr. Penumbra's 24-Hour Bookstore me resultaba algo anodino a ratos y perdía el interés con facilidad.

¿Lo recomendaría? Supongo que sí. Como ya he dicho, los personajes son encantadores y la historia gira alrededor de libros (con secta incluida). Pero si, como a mí, os gusta algo que os rete un poco más a la hora de leer, ya os aviso que habrá partes en las que os parezca algo insustancial.


En castellano el libro se llama El Sr. Penumbra y su librería 24 horas abierta a y ha sido publicado Roca Editorial.  
→ Esta lectura forma parte del reto de Keep Calm and Read 10 Books in English.

6 may. 2013

Favores de Don Corleone || "El Padrino", de Mario Puzo

[Puntuación: 4/5]

Mientras que paseaba por la calle, haciendo una serie de recados estas vacaciones de Semana Santa, me decidí a entrar a una tienda de artículos de segunda mano, pensando que a lo mejor tenían libros y alguno me interesaba. En efecto, ahí encontre el Ulises de Joyce (en dos volúmenes) y este, El Padrino de Mario Puzo. Por dos euros los tres, no pude resistirme y los compré. Ya me había recomendado cierta persona con muy buen criterio el libro y hacía unos meses había visto la película de Francis Ford Coppola. Vamos, que fue una ganga absoluta.


La historia gira en torno al imperio de la familia Corleone, la cual está situada como la más importante de las familias mafiosas de Nueva York en los años 40. Conocemos a Don Vito Corleone, también llamado por sus protegidos como "El Padrino". Al principio vemos las favores que se lleva entre manos, que van desde conseguir que un inmigrante ilegal consiga sus papeles a darle una paliza a unos chicos que intentaron violar a la hija de uno de sus amigos. Pero el núcleo duro de la novela comienza cuando Sollozo, un conocido delincuente, le propone participar en el negocio del tráfico de drogas junto con otra familia de mafiosos, los Tattaglia. Don Corleone se niega, alegando que eso le costaría ciertas amistades importantes. Como represalia, Sollozo trata de asesinarlo sin éxito, aunque sí lo deja al borde de la muerte. A partir de aquí, todo da un giro de 180º: Michael Corleone (el hijo menor del Don), que hasta entonces no había querido saber nada sobre los negocios turbios de su padre, se ofrece para asesinar a Sollozo y al jefe de la policía de Nueva York que también estaba compinchado con él. Una vez cumplido su objetivo, es enviado a Sicilia, donde pasará varios años antes de regresar a Estados Unidos. Durante su ausencia y mientras Vito permanece convalenciente, se desencadena una guerra entre las familias de la mafia italiana haciendo que la sangre corra a raudales en ambos bandos.

La trama de El Padrino es de las que te tienen al borde de la taquicardia constantemente. No importa si has visto la película antes (como era mi caso) o no. Vives cada uno de los pasajes con la misma tensión sepas lo que va a pasar o no. Las tramas de corrupción, los negocios ilegales, los asesinatos, las venganzas... todo está a la orden del día en una ciudad de Nueva York que se ha convertido en la capital del crimen organizado. Además, el autor intercala las escenas perfectamente, sin olvidarse nunca de los frentes abiertos en los capítulos anteriores. Todos tienen su final y todo queda cerrado a la perfección, sin cabos sueltos. Por si eso fuera poco, los personajes están dotados de personalidad propia a lo largo de toda la novela, y Mario Puzo se las apaña magníficamente para mostrar cómo una forma de ser iracunda puede llevarte a la muerte o cómo ciertos acontecimientos hacen que afloren facetas en una persona que eran hasta entonces desconocidas. 

El personaje de Michael Corleone es el que más soprendida me ha dejado, sin dejar de ser coherente a su aparición inicial, evoluciona de manera asombrosa hasta demostrar, tanto al espectador como a sí mismo, que proviene de la misma familia que Vito Corleone y que se parece muchísimo a él. Hacía mucho que no leía un personaje que me convenciera tanto, que pareciera tan sumamente real. Por no hablar del hecho de que el autor presenta a los hombres de esta familia como personas normales, amables, que simplemente se niegan a seguir unas normas con las que no comulgan. Se muestra el lado más humano de personas que, por lo general, se tomarían como seres despiadados y crueles dispuestos a matar a la más mínima.

La única pega que le he visto al libro es la falta de "sangre" en algunas partes. No sé si era por haber visto ya las escenas de la película o que soy demasiado sádica, pero momentos claves de la historia como son el asesinato de ciertos personajes o el atentado contra El Padrino, se me hicieron algo sosos, faltos de acción. Me esperaba más violencia, más tiros y, sin embargo, todo está descrito de forma demasiado plana. Pero quitando eso, la de Mario Puzo es una novela que merece la pena leer, sin lugar a dudas. Da una idea bastante interesante de la mafia de la época y de las rivalidades entre unas familias y otras, además de enganchar por el ritmo tan vertiginoso de los hechos.

1 may. 2013

Wrap Up de abril // Próximas lecturas (mayo)

El día 1 de mayo ha llegado y con él el realizar una pequeña retrospectiva sobre cómo ha ido abril, a la vez que enseñaros los libros que tengo en mente leer este mes.

Empecemos por el cuarto mes del año: 

Abril ha sido más productivo de lo que esperaba. Si bien me propuse leer cuatro libros a lo largo de los 30 días que tenía por delante, a mediados ya había acabado con casi todos y se me colaron dos más a la lista: Doctor Fausto de Christopher Marlowe, una obra de teatro clave del Renacimiento inglés y escrita por un autor del que se rumorea que puede que cambiara su nombre por el de Shakespeare por cuestiones de espias (rumores todo) y El Padrino, la obra más famosa de Mario Puzo. Así, el resumen es el siguiente: 
  • El rey Lear, de William Shakespeare [5/5] (Reseña).
  • Eloísa y Napoleón, de Cristina Florido y Francisco Ruizgé [4/5]
  • Mucho ruido y pocas nueces, de William Shakespeare [4/5] (Reseña).
  • Doctor Fausto, de Christopher Marlowe [4/5] (Reseña).
  • Mr Penumbra's 24-Hour Bookstore, de Robin Sloan [3/5] (Reseña).
  • El Padrino, de Mario Puzo [4/5] (Reseña).
Como de costumbre, voy atrasadísima con las reseñas, pero a lo largo de mayo trataré de ponerme al día con ellas. Lo mío es hablar sobre los libros un mes después de leerlos, qué le voy a hacer, soy así de mal organizada.

Y ahora toca mi parte favorita: las lecturas que realizaré en mayo. Este mes va a ser cuanto menos curioso, porque empiezo con los exámenes en la universidad y me vuelvo la persona mas desordenada del mundo, tanto a nivel de pupitre/habitación como mentalmente. ¿Qué quiero decir con esto? Que de los libros que enseñe que tengo ganas de leer, a lo mejor cambio de opinión o no llego a leerme ni uno. Todo se verá.

En primer lugar, y porque lo tengo ya empezado, voy a continuar con la saga de Cassandra Clare de Cazadores de sombras. Esta vez me toca el tercer libro: Ciudad de cristal. Por ahora me está gustando, llevo casi 100 páginas y ya han pasado tropeciantas mil cosas que me han pillado algo por sorpresa. Ya hablé del segundo libro de la serie aquí, por si queréis echarle una ojeada. Básicamente es una colección de fantasía juvenil en la que unos jóvenes cazan demonios y demás seres típicos de la oscuridad para mantener el mundo a salvo. Como lectura de relax me viene muy bien.

También tengo en mente leer algún libro en inglés, como ya hice el mes pasado. Esta vez le toca el turno a Northanger Abbey, de Jane Austen. No sé muy bien qué me voy a encontrar y de siempre le he tenido fobia a esta autora porque pensaba que sólo escribía libros insulsos sobre la búsqueda de maridos por parte de las jovencitas inglesas. Pero por "culpa" de Magrat Ajostiernos, que hizo una guía para leer a la británica, me empezaron a entrar unas ganas tremendas de probar con ella. Y aquí estoy, ¡dispuesta a seguir el orden marcado por Magrat y todo!

Otro libro que espero devorar es La mortaja de Miguel Delibes. Hace un par de años leí Cinco horas con Mario y me dejó algo tocada. Me gustó bastante la experiencia. Este mes voy a repetir con él pero en formato de relatos, que me viene perfecto para no llegar a engancharme en exceso cuando tenga que estudiar, o para los viajes en tren que tengo que hacer. Y así voy familiarizándome con la literatura española, que la tengo abandonada desde que era pequeña. Una vergüenza por mi parte.

El cuarto en la lista es La maldición del titán, que pertenece a la saga de Percy Jackson y los dioses del Olimpo (esta es la tercera entrega), escrita por Rick Riordan. El primero está comentado brevemente en el blog y me gustó mucho. Mezcla personajes de la actualidad con el mundo mitológico y sigue las historias de la Antigua Grecia a pies juntillas, sin inventarse ni variar las historias de los seres que las conforman. Además, igual que con Cazadores de Sombras, esta es otra lectura de relax para los días de estudio intensivo que se me avecinan.


¿Y vosotros? ¿Qué habéis leído en abril? ¿Qué pensáis leer en mayo?